Copyright © 

Etapas del desarrollo

Si estás buscando un border collie no dudes en escribirnos, estaremos encantados de ayudarte.

Todos nos hemos preguntado alguna vez dónde pueden tener su raíz, o al menos alguna de ellas, los problemas de conducta… Y en muchas ocasiones comienzan a germinar antes de lo esperado, en sus etapas más tempranas.

Es probable que esto suceda porque criamos perros sin entenderles, sin tener un mismo código de comunicación, sin compartir las mismas reglas sociales, sometiéndoles a convivir con nosotros en un entorno desconocido y estresante...
 

Teniendo en cuenta esto, ¿por qué les exigimos que nos entiendan desde el primer día? ¿Por qué atribuimos
–de forma muy humana- que esta falta de entendimiento se debe a que no quieren adaptarse o asumir nuestros patrones? 

¿No será que es más sencillo y cómodo pensar que es el perro el que está equivocado eximiéndonos a nosotros de toda responsabilidad?

Pese a todo, nuestro compañero está constantemente intentando entendernos y complacernos, pero nuestras expectativas suelen ser tan  desajustadas que lo más probable es que acaben frustrándose perro y humano.

Ante este amasijo  de cuestiones, nuestra primera propuesta es la creación de un código claro, sencillo y coherente, que facilite la comunicación y, de esta forma, fortalezca nuestro vínculo… Un cachorro no deja de ser eso… un pequeño que está en desarrollo, al que hay que cuidar y enseñar, no exigir.  Tener claro esto sentará las bases de una relación sana que se mantendrá firme durante años.

Antes de introducir las etapas de desarrollo, y aún a riesgo de humanizar a nuestros canes, os proponemos que hagáis un ejercicio de reflexión consistente en un paralelismo entre bebes humanos y cachorros…

¿Que esperamos de un bebe de 1 mes? ¿Y de un cachorro de 1 mes? 

¿Que esperamos de un bebe de 3 meses? ¿Y de un cachorro de 3 meses? ¿Y de 6?

 

Mediante esta comparativa, con todas las diferencias necesarias puesto que pertenecemos a distintas especies, podemos ver claramente que el nivel de exigencia y las expectativas que tenemos están muy desajustadas respecto a nuestros fieles compañeros.

Todos los seres vivos tenemos unas etapas de desarrollo cognitivas, emocionales  y sociales que tienen que ser respetadas. De esta forma, si "arrancamos" a los cachorros de sus familias o son recogidos después de que otros los hayan arrancado, si no respetamos sus etapas, sus tiempos, si sobreexigimos desde una edad temprana…  los resultados que obtendremos no serán buenos.

Haciendo una aproximación a las distintas etapas de desarrollo podemos destacar:
 

- Etapa prenatal

La etapa del embarazo, antes de que el cachorro nazca es de vital importancia: qué cosas viva su madre, cuáles sean sus condiciones de vida, el estrés al que esté sometida...

Cuando adoptamos toda esta etapa solemos desconocerla y poco podemos hacer en este sentido. Si la perrita embarazada se encuentra ya en la perrera o protectora, lo ideal sería trasladarla a una casa para que el periodo de gestación sea el más adecuado posible.

Si nuestra opción es la compra tendríamos que intentar realizarla desde la responsabilidad. Para ello hay que buscar un buen criador, que realice  todas las pruebas necesarias a sus perros  y que además éticamente sea todo un profesional: cuide la calidad de vida de las madres gestantes y de sus cachorros.

Estas cosas que deberían ser normales, por profesionalidad e incluso por humanidad, muchísimas veces no lo son.

 

- Etapa neonatal

Son las tres primeras semanas de vida. En las dos primeras el cachorro depende totalmente de la madre; ella le amamanta, le limpia, le estimula para hacer sus necesidades, le consuela… Es muy importante la labor de una buena  madre para que los cachorros salgan adelante y que lo hagan en un contexto de seguridad.

En esta etapa podemos comenzar a manipular de forma breve y cuidadosa a los cachorros, siendo esto muy beneficioso para ellos en aspectos como una mejor socialización, mejor resistencia al estrés o la mejora en la capacidad de aprendizaje.

- Etapa de transición

De la segunda a la tercera semana aproximadamente, ya han abierto los ojos y en muy poco tiempo (con unos 20 días de vida) comenzarán a escuchar, y más adelante irán ganando autonomía: empiezan a deambular, explorar y a eliminar sin la necesidad de la ayuda materna.

- Etapa de socialización

Desde las 3 hasta las 12 semanas más o menos. Los cachorros empiezan a jugar a montándose unos a otros (esto no es una conducta sexual o de dominancia, sino tan solo un juego), mordisqueándose (esto es de vital importancia para el futuro control de la mordida)…

Según van creciendo el juego puede hacerse más escandaloso, pero normalmente sigue siendo solo un juego, ellos se regulan y aprenden a ser regulados.

A partir de las  cuatro o cinco semanas comienzan las primeras respuestas de la etapa de miedo, siendo ahora y hasta la octava semana, muy recomendable el contacto con perros, personas y ambientes distintos…

Evidentemente esta etapa es de vital importancia para el desarrollo del carácter del perro y asienta las bases de una correcta socialización.

- Etapa juvenil

Desde las 12 semanas hasta la madurez sexual, 7-9 meses

Aquí es cuando se produce una mejora motora y social; en esta etapa es cuando el cachorro se va convirtiendo en el perro que será. Está conformando su carácter e intentando adaptarse a nuestro mundo.

- Etapa de adolescencia
Nos arriesgaremos a reiterar en la comparación con los humanos… Pero la adolescencia es una etapa por la que todos hemos pasado, así que poco podemos decir…Cualquier norma establecida hasta el momento puede ser cuestionada y, por ello, tendremos que ser buenos referentes y sobre todo armarnos de paciencia.

Es importante conocer, además de las etapas, un término llamado la licencia de cachorro.

Hasta las 16 semanas de vida aproximadamente tienen lo que se llama “Licencia de cachorro”. Se llama así porque se les concede permiso para experimentar una gran cantidad de comportamientos sin ser controlados ni corregidos por los perros adultos.

Gracias a esta licencia de cachorro pueden molestar a los adultos con comportamientos que éstos normalmente no tolerarían: subiéndose encima, mordisqueando orejas y rabo... Este alarde de paciencia es debido precisamente a esa licencia.

Cuando ésta llega a su fin, los cachorros tienen que ir aprendiendo a controlarse mejor y a ser más educados en presencia de sus mayores. Probablemente continuarán siendo perdonados por sus equivocaciones pero poco a poco irán siendo corregidos para, mediante ese aprendizaje, ir comenzando la lenta transición a la vida adulta.

Pero ese es un laaargo camino y eso ya es otro tema! 

 

 

ImpliCAN

Irene G. Simón e Iván García Puebla para La Guía del Border Collie.

Si estás buscando un border collie no dudes en escribirnos, estaremos encantados de ayudarte.

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now