Copyright © 

Lupus Eritematoso Discoide (LED) o Nariz del Collie.

Imagenes obtenidas de Google.

 

 

El lupus es una enfermedad autoinmune, que quiere decir que el sistema inmunológico del perro ataca sus propios tejidos.
 

Hay dos tipos de lupus en perros: el sistémico y el discoide.

 

El Lupus Eritematoso Sistémico (LES) afortunadamente es bastante raro en perros. El sistema inmunológico de los perros que sufren LES ataca varios tejidos de su cuerpo, incluyendo los riñones, la piel, el corazón, el sistema nervioso, la sangre y/o las articulaciones. Es crónico y, a menudo, mortal.
 

El Lupus Eritematoso Discoide (LED), también conocido como Nariz de Collie, es una variante de la misma enfermedad, pero su impacto está localizado, en vez de ser sistémico.

 

Aunque ambos pueden tener síntomas cutáneos parecidos, el LED solo afecta a la piel y las lesiones normalmente se limitan a la cara y la nariz. Hay otras enfermedades que pueden causar problemas parecidos, por lo que se requiere una biopsia para diagnosticar el LED.

 

Las razas más afectadas por el lupus discoide son los Collies, los pastores alemanes, los huskies, los Shetland Sheepdogs, los Brittany spaniels y los bracos alemanes. Se cree que la predisposición genética para desarrollar el LED es responsable del aumento de la incidencia en estas razas.

 

Normalmente, los primeros signos son pérdida de pigmentación alrededor de la nariz del perro y una suavidad anormal en la textura de la nariz. En casos más avanzados, puede aparecer piel roja y escamosa, ulceraciones, heridas abiertas y costras. Las áreas afectadas con mayor frecuencia son la nariz, los labios, las orejas, la piel que rodea los ojos y a veces, la zona genital. Lo que estas partes del cuerpo tienen en común es que tienden a estar poco cubiertas de pelo y están expuestas a la luz del sol.

 

La Nariz de Collie se agrava con los rayos ultravioletas. 

Por esto es más fácil que la desarrollen perros que viven a gran altitud, y que se agrave durante las exposiciones al sol en su punto más álgido, ya sea durante el verano o con el aumento del reflejo de las acumulaciones de nieve persistentes.

 

En general, solo se necesita mantener al perro apartado de la luz directa del sol. También ayuda poner crema solar (específica para perros. La protección de óxido de Zinc que viene en las cremas para humanos puede ser tóxica para ellos si la lamen). También son de gran ayuda los suplementos de acción antiinflamatoria, como el omega 3 o la vitamina E (consulta con un veterinario antes de usar cualquier suplemento).

 

Los inmunosupresores, como los corticoesteroides, se usan comúnmente para tratar el LED. El uso tópico (externo) puede ser suficiente y reducir de forma significativa las posibilidades de que aparezcan efectos secundarios.

 

Pero en casos severos, hay que hacer un tratamiento sistémico y monitorizar cuidadosamente para prevenir efectos secundarios. El algunos casos raros, perros con LED han acabado desarrollando un tipo de cáncer de piel, carcinoma de célula escamosa, además de las lesiones cutáneas. Se cree que además aumenta la tendencia a padecer quemaduras solares (por la pérdida de pigmentos protectores) y se culpa a la inflamación crónica de estas áreas.

A dia de hoy se esta estudiando dicha enfermedad, si es de origen genético, ya que hay varios indicios de que así sea,  de ser así, si es autosomico recesivo o dominante, y la posibilidad de hacer test genético.
Estaremos atentos para ponerlo en vuestro conocimiento.

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now