Copyright © 

Mi cachorro me muerde

El perro que tengo en casa, no es el cachorro que salía en la foto, tierno y adorable...
¡Esto es un cocodrilo disfrazado de bola peluda!
Me muerde los pantalones cuando camino, me muerde las manos cuando jugamos, y si le digo que no lo haga, se activa más aún...
Bueno, pues no nos alarmemos, es normal que un cachorro que aun no sale de casa tenga demasiada energía e intente gastarla con nosotros.
Lo mas probable es que cuando empecemos a sacarle a la calle, y comencemos a hacer actividades con ellos, como pasear, jugar, dejarle que corra y se relacione con otros perros etc, el hijo del mal que tenemos en casa dejará de atacarnos cruel y salvajemente.


En cualquier caso, debemos seguir determinadas pautas para que deje de hacerlo, no podemos esperar  que llegue el día que podamos sacarle a la calle para ver si se le pasa este comportamiento.
Y puede darse el caso de que este comportamiento continúe aun siendo un cachorro o joven que ya sale a la calle, (rara vez un adulto lo hará), pero las pautas serán las mismas.
Así que dicho esto, a continuación tenéis unas cuantas pautas a seguir;

-Si esto ocurre cuando hemos iniciado el juego nosotros, empieza a mordernos las manos o la ropa y no conseguimos que vuelva al juego equilibrado, nos marcharemos cortando el juego. Podemos añadir un quejido (ay! ay!)
Es la mejor manera de demostrarles que ese juego no nos gusta.

-Ahora, si nuestro cachorro se acerca por su propia iniciativa, y nos muerde las manos, debemos ofrecerle alternativas, quizás no tenga claras las "normas" de juego, y nosotros tenemos que enseñarles.
Así que le ofreceremos algún mordedor para que se entretenga solo.

-Si nos muerde los pantalones cuando pasamos cerca, podemos anticiparnos a él y echar unos trocitos de comida por el suelo para que olfatee, haremos varias repeticiones, hasta que por inercia piense que van a caer trocitos de comida, entonces premiaremos nosotros mismos (de nuestra mano) el no habernos mordido el pantalón.

-Los juegos con cachorros que tienden a activarse más de la cuenta, no deben ser juegos alterados, con demasiadas voces o gritos, ni con carreras o palmadas. Tenemos que intentar que sean juegos estables, tranquilos y con un inicio y un fin muy establecidos.
Así que seremos siempre nosotros los que iniciemos este juego y los que lo finalizaremos.

Espero que os sirvan estos consejos, y sobre todo... ¡a disfrutar de vuestro cachorro! 
No os enfadéis, no os frustréis, son cachorros que sólo necesitan investigar, aprender y disfrutar, el tiempo pasa muy rápido y ellos crecen en un pis-pas, así que haced de vuestro tiempo juntos una fiesta, buenas experiencias, y actividades juntos, que harán crecer vuestro vínculo y evitara problemas futuros.





Escrito por Andrea Sancho para La Guía del Border Collie

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now