Copyright © 

Como positivizar el bozal

Tanto si necesitamos utilizar el bozal para viajar en transporte público, como si es porque tenemos un aspirador o una piraña por perro, deberíamos enseñarle a llevar el bozal puesto de una manera positiva y no como un castigo o imposición.
 

En este artículo os voy a proponer como entrenarlo con clicker, más abajo tenéis el video explicativo.

-Primero tenéis que tener cargado el clicker. (¿Cómo cargar el clicker?)
-Iremos premiando poco a poco los acercamientos de nuestro perro al bozal. Ya sean miradas, o acercarse a olerlo o tocarlo con el hocico.
-Para perros más delicados o inseguros con objetos, podemos meter algo de comida en el bozal para llamar su atención, y provocar dicho acercamiento.
-Poco a poco, iremos subiendo la exigencia, dejaremos de premiar solo miradas o toques, y empezaremos a premiar que introduzca el hocico en el bozal.
-Una vez conseguido el paso anterior, deberemos pasar a la permanencia. Es decir, retrasaremos el "click" para que permanezca unos segundos con el hocico metido en el bozal, debemos anticiparnos y liberar antes de que lo saque él por decisión propia.
-Iremos aumentando el tiempo de permanencia.
-Lo siguiente, es poder dejar el bozal en el hocico de nuestro perro sin necesidad de sujetarlo nosotros, de momento seguimos sin abrocharlo.
-¡Ahora empieza lo complicado de verdad! Tenemos que abrochar el bozal, así que cuidado con este paso, no queremos que intente quitárselo con las patas, vea que no puede y tiremos por tierra el trabajo anterior... Lo abrocharemos grande, que pueda entrar y salir de la cabeza sin desabrochar.
-Haremos este paso varias veces, poner y quitar por la cabeza, premiar a través de la rejilla del bozal e ir aumentando el tiempo.
-A continuación, pondremos el bozal, regaremos el suelo de premios, y daremos la orden de "busca". De esta manera será consciente de que puede moverse con el bozal puesto. (Muy atentos, que cuando termine de buscar cabe la posibilidad de que intente quitárselo)
-Cuando se sienta a gusto buscando, podemos lanzarle un mordedor de cuerda que pueda coger a través de la rejilla del bozal (recordad que nosotros estamos utilizando el bozal Baskerville y tenemos esta posibilidad) de esta manera verá que también puede correr con él puesto y empezará a ser algo más divertido.
-Ahora toca pasear con la correa; así que le ataremos, pondremos el bozal (seguimos sin ajustarlo del todo) tiraremos unos premios al suelo, dejamos que los coja, y comenzaremos a caminar.
Caminamos ofreciéndole comida cada paso, luego cada dos pasos, cada tres, y así vamos ampliando el tiempo sin premio.
-Y deberemos también trabajar los momentos de calma, ya que caminando puede resultar divertido llevar bozal (si lo hemos hecho bien) o puede que esté distraído y no le importe llevar bozal. Pero si tenemos que sentarnos en un tren, o en una terraza, será cuando se aburran e intenten quitárselo o restregarse con nuestras piernas.
Así que también tendremos que trabajar estos momentos de la misma manera.

Esto no es un trabajo de uno o dos días, es un trabajo de muchas sesiones, cortas, y mucha paciencia.
Cada perro es diferente a otro, pero somos nosotros quienes marcamos la diferencia, si somos divertidos para ellos, hasta un bozal puede resultar un juego.




 

Parte 1 

Parte II

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now